Global Preloader
Noticia Internacional
(13/Feb/2018) No hay responsable del ciberataque a los Juegos Olímpicos de PyeongChang

No hay responsable del ciberataque a los Juegos Olímpicos de PyeongChang

La ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang 2018 tuvo a un invitado no deseado. Los organizadores del encuentro deportivo confirmaron que los servicios de televisión e internet de los juegos se vieron comprometidos por un ciberataque. El Comité Olímpico Internacional no dio más detalles sobre la vulneración y su vocero dijo que no revelarían la identidad del atacante.

La atribución de delitos cibernéticos es un problema complejo que requiere la participación de los sectores público y privado. La confianza de empresas y organizaciones civiles depende en buena medida de las garantías que los gobiernos ofrezcan para investigar y perseguir delitos como el hacking, el spyware o el robo de identidad.

En el caso del ciberataque a los sistemas de los Juegos Olímpicos, se ha especulado acerca de que la exclusión de Rusia debido a prácticas de dopaje motivó la participación de hackers rusos en ciberataques contra la organización. También se ha hecho referencia a las tensiones entre las dos Coreas como otra posible causa de estos ataques. Sin embargo, el silencio de la organización de los juegos hace imposible que se pueda atribuir algún tipo de responsabilidad ante este ciberataque.

De acuerdo con el Manual de ciberresiliencia para la colaboración público privada, elaborado por el Foro Económico Mundial y The Boston Consulting Group, no atribuir a un individuo, organización u Estado la responsabilidad por haber cometido un ataque cibernético podría invitar a que se cometan otros ataques y al mismo tiempo socavar la confianza de las personas.

Para Emily Orton, directiva de la firma de ciberseguridad inglesa Darktrace, el objetivo de una empresa u organización es continuar funcionando y no verse comprometida por un ataque cibernético. En caso de que este ocurra, para la compañía es más importante controlar y reaccionar ante un ciberdelito que investigar quién lo cometió y por eso es necesario que sea el gobierno el que atienda las llamadas de atención del sector privado e investigue y adjudique la responsabilidad. “Tienen que establecer un modelo de atribución porque en este momento el ciberdelito es muy atractivo, debido a que ofrece mayor impunidad que un delito en la calle y es necesario hacerlo menos seductor”, dijo Orton.

De acuerdo con el manual del Foro Económico Mundial, si bien la atribución es técnicamente posible, en la práctica son pocos los actores que tienen la capacidad de establecerla de manera confiable; en casos como el ataque a los Juegos Olímpicos de Corea del Sur, el manual establece que si se acusa a un Estado de perpetrar un ataque se corre el riesgo de empeorar la situación diplomática entre países.

Tal vez esta sea la razón por la que los organizadores de los Juegos Olímpicos de PyeongChang 2018 han mantenido en secreto la mayoría de los detalles sobre el ataque durante la ceremonia de inauguración. Sin embargo, el Foro Económico Mundial advierte que, en el largo plazo, la atribución puede mejorar la postura de disuasión de un país, lo que puede limitar futuros ataques y generar confianza pública.