Global Preloader
Noticia Internacional
(06/Mar/2018) Windows Defender detecta el subsistema de Kali Linux en Windows 10 como amenaza

Windows Defender detecta el subsistema de Kali Linux en Windows 10 como amenaza

Una de las novedades más interesantes de Windows 10, concretamente en la Anniversary Update, fue el Windows Subsystem for Linux, una herramienta de virtualización que utiliza Hyper-V para permitirnos ejecutar Linux por encima de Windows 10 sin necesitar usar herramientas como VMware o VirtualBox. 

Kali Linux es una distribución que se caracteriza por incluir una gran variedad de herramientas y paquetes pre-instalados relacionados con la seguridad informática de manera que los usuarios puedan realizar todo tipo de pruebas y auditorías de seguridad para comprobar que cualquier ordenador o red es realmente segura. Cualquier usuario puede descargar esta versión desde la Store y preparar su ordenador para ejecutarla con un par de clics y poder disponer de todas las herramientas que nos ofrece Kali directamente desde Windows 10.

Sin embargo Windows Defender detecta esta distro de hacking como una amenaza, impidiendo poder utilizarla con normalidad.

Esto se debe a que Windows Defender detecta los exploits y las herramientas de Kali Linux como amenaza. Cualquier usuario puede descargar y ejecutar sin problemas Kali Linux desde la Microsoft Store ya que esta distribución base viene sin ninguna herramienta pre-instalada, sino que las aplicaciones debemos instalarlas desde los repositorios una vez que tenemos nuestra imagen de Kali Linux funcionando en WSL.

Sin embargo, tal como nos cuentan desde Bleeping Computer, al intentar instalar las herramientas de Kali, Windows Defender detecta una serie de exploits y herramientas hacking peligrosas, bloqueando y eliminando todo este contenido, haciendo que el uso de Kali en Windows 10 sea, ahora mismo, prácticamente imposible.

La verdad es que Microsoft lo tiene complicado para solucionar este problema, ya que añadir estas amenazas a la “lista blanca” del antivirus pondría en grave peligro a los usuarios. La única solución para los usuarios que quieran utilizar Kali en Windows 10 es crear una regla que indique el directorio de WSL no se analice, o desactivar Windows Defender cuando se vaya a utilizar Kali.