Global Preloader
Noticia Internacional
(12/Sep/2018) WPA3: más seguridad y más fácil de usar

WPA3: más seguridad y más fácil de usar

Durante más de una década, el uso de PSK se ha considerado seguro, hasta que en 2016 un grupo de investigadores belgas descubrieron lo que se denominaría KRACK, dejando de manifiesto la necesidad de buscar una alternativa: SAE (Simultaneous Authentication of Equals). 

Este nuevo protocolo empleado por WPA3 (que en realidad data de 2008), se trata de una variación de dragonfly handshake, contando entre sus novedades resistencia a ataques como el de KRACK, pero además hace inútil los ataques por diccionario a los paquetes interceptados. Por si fuese poco, además cuenta con 'forward secrecy'. Esto significa, que aunque se obtenga la clave, un atacante no podrá descifrar los mensajes anteriormente cifrados con dicha clave, porque ésta cambia con cada comunicación.

SAE a diferencia de PSK, tal y como indica su nombre (Simultaneous Authentication of Equals) trata a cada parte como iguales, y cualquiera de ellas puede establecer la comunicación. Este nuevo método se contrapone a la forma de trabajar de PSK, en que router y cliente se encontraban diferenciados, y era posible forzar la desconexión entre ambos para analizar los 'handshake' (tal y como hace KRACK).

Además de SAE, WPA3 en su modalidad WPA3-Enterprise contará con cifrado de 192-bits, al contrario que WPA3-Personal, que utilizará 128-bits. Esta seguridad adicional puede ser excesiva para el mercado doméstico, pero su uso puede ser requerido por instituciones y gobiernos.

WPA3 no es sólo más seguro, sino también más fácil de usar. Muestra de ello es Easy Connect, un nuevo protocolo que ha sido creado para facilitar compartir (y seguro) el acceso a una red. Esta nueva modalidad hace uso de códigos QR únicos, que deben ser escaneados por los dispositivos. Para aquellos dispositivos sin posibilidad de escanear el código QR, también será posible utilizar un código legible por un ser humano, e incluso compartirlo mediante sonido. Este tipo de medidas evitan compartir la contraseña (lo cual es más inseguro) y reduce los errores comunes al almacenar la clave para compartirla (a.k.a apuntarlo en un post-it). Sólo esperemos que estas nuevas facilidades, no se conviertan en un agujero de seguridad, como ya ocurrió con WPS.

Relacionado con lo anterior, el nuevo protocolo Enhanced Open protegerá a los usuarios que se conecten a redes abiertas, como aeropuertos o cafés, de ver sus datos comprometidos por el resto de usuarios de la red. Éste es un problema grave existente hasta ahora del que muchos usuarios no son conscientes, siendo la única solución utilizar una VPN (algo, que la mayoría de personas no utilizarán). Aunque el uso de una VPN en una red desconocida seguirá siendo aconsejable (porque no sabemos quién controla la red), este nuevo protocolo protegerá en gran medida a los usuarios que no usen una VPN.