Global Preloader
Noticia Internacional
(30/Mar/2020) Decálogo sobre ciberseguridad durante el confinamiento, por David Lizcano

Decálogo sobre ciberseguridad durante el confinamiento, por David Lizcano

España se sitúa a la cabeza en número de ciberestafas con el coronavirus como gancho en toda Europa, según las cifras manejadas por el Ministerio del Interior. Los ciberdelincuentes no entienden de pandemias, crisis sanitarias o estados de alarma, y proliferan por doquier ataques, programas malintencionados y otros virus (virtuales esta vez, diferentes al COVID-19) que atentan contra la economía y el bienestar social, contra la privacidad de usuarios y de las empresas para las que trabajan.

Se calcula que más de 15.000 dominios registrados durante este mes de marzo emplean términos relacionados con la crisis actual con fines malintencionados, y cada vez más y más amenazas se suman ya a la lista de ejemplos donde reina la crueldad y el oportunismo deleznable de quien pretende sacar provecho de todo este dantesco panorama.

Ejemplos como Ginp (un troyano bancario que pretende recaudar fondos de forma fraudulenta con supuestos fines sanitarios) o Netwalker (un ransomware que secuestra datos de sistemas de información hospitalarios buscando un rescate económico) deben alertarnos de esta situación, pues el confinamiento y el teletrabajo hace que toda la sociedad esté más interconectada de lo habitual. Y esta amenaza se cierne sobre cada uno de nosotros como usuarios, pero también sobre miles de empresas, donde el teletrabajo obliga a todos a cambiar rutinas, protocolos de seguridad y flujos de información.

 

Todo ello supone un caldo de cultivo para que acciones maliciosas de todo tipo proliferen por la red y se cobren más y más damnificados. Evitar ser víctimas de esta situación requiere aplicar una serie de buenas prácticas, simples pero efectivas, que deberíamos tener todos en mente (y más aún si estamos realizando teletrabajo desde nuestro confinamiento):

Revisa tus dispositivos domésticos y tu infraestructura de red

Es fundamental tener un sistema operativo adecuadamente actualizado. Es recomendable configurar correctamente un cortafuegos y disponer de un antimalware efectivo. Existen alternativas gratuitas muy recomendables, como por ejemplo las herramientas recogidas por la Oficina de Seguridad del Internauta (https://www.osi.es/es/herramientas). Es importante aplicar el sentido común, y no ejecutar nunca programas de dudosa procedencia, instalar software desconocido o confiar en terceros que nos parezcan sospechosos.

En cuanto a la red doméstica, dotar de una correcta seguridad a nuestra red inalámbrica es clave para evitar robos de información (personal o empresarial), accesos no permitidos a nuestros recursos en red o la simple reducción de ancho de banda. En general aquí suelo recomendar la aplicación de la “ley de la selva”: quizá no es necesario correr más que el león (el ciberdelincuente) para evitar su ataque, quizá baste con correr un poco más que el más lento de la manada (dar más seguridad a nuestra red que la que otros vecinos dan a las suyas en nuestra zona) para no ser objeto de tal ataque.

Emplear WPA2, cambiar la contraseña por defecto, el SSID (incluso ocultándolo) y vigilar las conexiones activas cada cierto tiempo (desde un PC con Windows podemos descargar y utilizar Wireless Network Watcher y desde un dispositivo con Android, la aplicación ezNetScan) suelen ser acciones suficientes en este contexto. No hay una fórmula mágica que nos permita lograr el “mercurio sófico” en seguridad, una suerte de red inexpugnable, pero aplicar estas pautas quizá desanime al agresor tras realizar ataques probatorios al azar.

Durante estos días no será posible acceder, obviamente, a wifis públicas gratuitas a las que estamos acostumbrados (en espacios públicos de toda índole que deberíamos evitar actualmente) pero en cualquier caso queda desaconsejado su uso si se diera la oportunidad de acceder a alguna de ellas, y menos durante periodos de teletrabajo o con dispositivos que pudieran disponer de cualquier información sensible.